2 ago. 2014

Uso correcto de las muletas

No sé muy bien a que se debe, pero cuando me llega un paciente a mis manos con muletas o bastones, siempre tengo que dedicar unos pocos minutos a instruir sobre su correcto uso. ¿Tanto daño ha hecho el Doctor House o Hugh Laurie? Quien le da vida en la homónima serie durante ocho temporadas o ¿El problema tiene de más atrás? Hoy aprenderemos como utilizar un bastón o una muleta y no sentirnos un poco "inútiles" cuando nos vemos obligados a hacer uso de algún utensilio para movernos en nuestro entorno.
Esguinces de tobillo, prótesis total de rodilla (PTR), fracturas de fémur, tibia y peroné, artrosis, condropatía rotuliana, rotura o distensión de los ligamentos de la rodilla, amputaciones,... son solo algunos ejemplos de la diversidad de patologías que son susceptibles de necesitar alguna ayuda para la deambulación.

Una muleta para cada persona

En verdad lo primero que hago que veo que necesita una ayuda para la marcha es configurar correctamente en altura el utensilio, ya sea muleta o bastón. Para ello tomamos como referencia el trocánter mayor del fémur (ese hueso que sobresale de la cadera) y colocamos a la misma altura el agarrador, lo mismo si se trata de un bastón. Esta disposición va a permitir que el codo esté ligeramente flexionado pero con libertad de movimientos y se afianza una postura erecta al deambular.

Lo más habitual es que el paciente acuda al fisioterapeuta con dos ayudas técnicas (habitualmente bastones ingleses). En este caso no cabe duda alguna, una muleta a cada lado y según en qué la fase se encuentre la recuperación o si es recomendable el apoyo o no, se utilizarán diferentes tipos de marcha con muletas, a saber:
  • Marcha en 2 tiempos sin apoyo. El miembro afecto no se puede apoyar por lo que se apoyará el peso del cuerpo en los bastones para poder avanzar el miembro inferior restante.
  • Marcha simultánea en 2 tiempos con apoyo. En este caso las dos muletas y el pie afecto avanzan al unísono y posteriormente el otro miembro.
  • Marcha alternante en 2 tiempos con apoyo. Avance simúltáneos del bastón y el miembro inferior contralateral, posteriormente el avance del otro bastón y el otro miembro inferior.
  • Marcha en 3 tiempos con apoyo. Se avanzan los dos bastones, luego es el turno del pie afecto y finalmente el restante.
  • Marcha en 4 tiempos. Se avanza una muleta e inmediatamente después el miembro inferior contralateral, para continuar con la otra muleta y el miembro contralateral. Secuencia de ejemplo: muleta derecha > pie izquierdo > muleta izquierda > pie derecho.
Debemos fijarnos en como camina la gente a nuestro alrededor o recordar como caminamos nosotros mismos, normalmente todos caminamos con un balanceo de brazos que sigue una secuencia como la explicada en la marcha de 4 puntos, con la salvedad que se realiza al unísono. Esto se debe a que utilizamos el balanceo braquial para impulsarnos hacia delante y así conseguir una marcha mucho más eficiente, con una reducción del gasto energético, lo que se conoce como disociación de cinturas. Mientras la cintura pélvica gira en el sentido de las agujas del reloj durante la marcha, la cintura escapular gira en sentido anti-horario y viceversa.

Cuando el tratamiento de Fisioterapia avanza junto con la recuperación funcional del paciente, la retirada de una ayuda para la marcha se convierte en un objetivo fácilmente alcanzable. Por lo dicho anteriormente, la muleta a retirar será la del mismo lado al miembro afecto, para así conservar la del miembro contralateral. En este caso la marcha será de 2 tiempos con una sola ayuda, la secuencia será la siguiente: adelantar la muleta junto con el pie afecto para luego avanzar con el otro pie. También se puede utilizar una marcha en 3 tiempos: avance del bastón, luego el miembro contralateral (afecto) y finalmente el miembro restante.

Excepciones

La presencia de lesión en el miembro contralateral, muy frecuente en pacientes politraumatizados, será contradictoria la utilización de una ayuda técnica para la marcha. Por ejemplo: una fractura de tobillo izquierdo requiere la utilización de (al menos) de una ayuda en el miembro superior contralateral, siempre que no existe una fractura también una fractura en la mano, muñeca o brazo. En este caso caben dos opciones:

  1. El uso de una muleta axilar que cargue la mayor parte del peso en la axila para no comprometer la curación de la lesión del miembro inferior.
  2. El uso de la ayuda técnica en el mismo lado de la lesión, en este ejemplo si tenemos una fractura en el tobillo izquierdo, la ayuda se podrá utilizar con el miembro superior izquierdo. Es el único escenario en el que se rompe la regla del uso de una sola ayuda técnica contralateral.

Un paso más

Es muy probable que en nuestro día a día tengamos que superar una serie de obstáculos arquitectónicos, tales como, escaleras, bordillos, escalones de portales,... Aunque la conciencia social en este aspecto ha mejorado notablemente en los últimos años, todavía podemos encontrarnos (sobre todo en zonas viejas de las ciudades) bordillos muy altos, escalones casi inalcanzables o rampas con mucha inclinación. Nuestro domicilio suele ser el primer lugar donde tengamos que superar los primeros escollos. Por eso me gustaría insistir en la manera correcta de subir y bajar escaleras, estrategia que se puede usar en la mayoría de casos. En esta ocasión seguiremos el ejemplo de uso de 2 bastones con apoyo de los dos miembros inferiores:

  • Subir escaleras: avanzaremos el pie no afecto, luego las muletas y finalmente el pie afecto.
  • Bajar escaleras: primero las muletas y el pie afecto para luego descender el otro pie.


El caso de Gregory House

Este retorcido personaje convive con una antigua lesión vascular en su pierna derecha que le produce dolor e incapacidad funcional. Utiliza bastón y aunque debería llevarlo en la mano izquierda, él lo lleva en la derecha pese a numerosas advertencias de sus compañeros. Incluso aparece en escena un fisioterapeuta (no recuerdo en cuál temporada) que lo instruye en el correcto uso de su bastón. Se puede ver una cómica escena caminando con un bastón de cuatro apoyos en su mano izquierda, aunque al final del capítulo desoye los consejos de su fisioterapeuta y vuelve a las andadas.

En definitiva, un caso de rebeldía que no debe sobrepasar la ficción. Sigue los consejos de tu fisioterapeuta y todo irá bien.

¡Gracias por la lectura! 

Nota al pie: utilizo indistintamente los términos bastón, muleta y ayuda técnica para referirme al amplio abanico de posibilidades que nos ofrece el mercado. Sin embargo la elección de cada tipo deberá llevar consigo una recomendación de su médico o fisioterapeuta.

1 comentario :

  1. hola, fijate que lo que comentas es muy impotante, ya que por desgracia en ocasiones la teoria se contrapone con la practica, en mi caso tengo un px con diagnostico de artropatia por hemofilia en codo derecho y rodilla izquierda y en realidad el desplazamiento de este joven requiere urgentemente de la plicacion de un aditamento, a mi se me ocurre una muleta axilar, ¿ que me puedes recomendar tu? de antemano gracias!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...