3 nov. 2013

#2NFSR, mi punto de vista

Llego a casa y me pongo delante de mi ordenador con ganas de contar lo que he hecho este fin de semana. El pasado 2 de noviembre era una fecha señalada en rojo en el calendario desde hace muchos meses. Y es que los chicos de #FSR (Fisioterapia Sin Red) eligieron ese día para celebrar su II jornada de Fisioterapia Sin Red (#2NFSR).

Aquel día me levanté temprano, lo cierto es que no podía estar más en cama. Salí del hotel con tiempo y me dirigí hacia la sala Oui MAD del Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid. Al llegar, una muchedumbre nada despreciable se agolpaba en el vestíbulo. En ese momento pensé: "esto va a ser muy grande".

En 10 minutos me dió tiempo para desvirtualizar a mucha gente del TL (timeline) de mi Twitter (@FisioHermes) al tiempo que sonaban varios temas de AC/DC. Una enorme sala teñida de un intenso rojo daba cobijo a más de 200 fisioterapeutas ansiosos de descubrir lo que se cocía en las mentes de los organizadores del evento.


#FSR es ante todo una idea en pro de la Fisioterapia, llevada a cabo por ocho "locos" que actualmente forman su junta directiva. Promueven la unión de fisioterapeutas en una única fuerza con un objetivo claro: que la Fisioterapia ocupe el lugar que debería, sin egos, sin competencias, sin querer se más que nadie, pero tampoco menos.

Volviendo al tema que me ocupa en esta ocasión, la #2NFSR. Con un programa, a priori muy interesante, la jornada comenzó con una mesa de Razonamiento Clínico. Esto no es pensar por pensar, sino que se trata de utilizar toda la información a nuestro alcance para determinar las causas del problema de nuestro paciente. La entrevista es sin duda nuestra mejor herramienta para obtener información de nuestro paciente, ya que no tenemos posibilidades de prescribir pruebas de imagen. Más razón todavía para usar el razonamiento clínico y saber detectar esos tips que nos sirven para desechar o reafirmar nuestras hipótesis.

A parte de la anamnesis, una exploración concienzuda es también muy relevante para acercarnos al diagnóstico fisioterápico. Pero la idea que imperaba en esta mesa era no dar palos de ciego y no tratar por tratar como si fuésemos máquinas, en definitiva: no hacer churriterapia.

Rápidamente pasamos al siguiente bloque, la Mesa de Dolor Referido en la que se tocaron todos los palos: dolor neuropático y/o irradiado, dolor referido miofascial, dolor somático y visceral y mapas de dolor. Una mesa muy útil a mi modo de ver para identificar todos estos tipos de dolor que pueden presentar nuestros pacientes. Me sorprendió la cantidad de evidencia científica, sobre todo del dolor somático y visceral, un tema que de antemano provocaba una profunda desconfianza ya que no terminaba de creérmelo, aún así me gustaría leer algo al respecto para formar una opinión sólida.

Ya en el turno de la tarde llegó el turno de la mesa de Movimiento Normal. Sin duda uno de las más controvertidas. Enfoques tan dispares como las Alteraciones del Movimiento de Shirley Sahrmann, Kinetic Control, el nuevo paradigma de la Fisioterapia Neurológica Pediátrica y Terapia Bobath. Todos tienen como eje común el movimiento pero desde enfoques muy diferentes: músculo, articulación y sistema nervioso como responsables del movimiento normal. En esta mesa quedó claro que el concepto de Movimiento Normal se ha quedado desfasado y hay una urgente necesidad de actualizar el "nombre", aunque tras un extenso e interesante debate quedó todo por decidir.

Para concluir esta mesa se presentó el caso de un paciente real, que fue valorado desde los cuatro enfoques, demostrando así que un fisioterapeuta que trabaje con pacientes traumatológicos también es capaz de evaluar a un paciente neurológico e incluso, que un paciente neurológico puede y debe ser valorado íntegramente y no solo desde el punto de vista que causa su problema.

Aunque no estoy siguiendo un orden cronológico de la jornada se me viene a la mente la Mesa de Bases de Terapia Manual que tenía como protagonista a tres grandes fisioterapeutas internacionales: Jenny McConnell, Diane Jacobs y sobre todo el genial Max Zusman que no dejó a nadie con una sensación amarga. En esta mesa me dí cuenta que es necesario conocer las bases que rigen la Terapia Manual para poder sacarle todo el jugo a nuestro trabajo. Muchas ideas revolucionarias se presentaron en esta mesa, gran parte de esas contradecían a las que tenía al llegar a la jornada. La evolución es parte fundamental en la vida profesional de un fisioterapeuta, como dice el dicho: renovarse o morir.

Por último, la MasterClass sobre Dolor Cráneo-mandibular. Sencillamente espectacular. Uno de los campos más desconocidos de la Fisioterapia es el abordaje de la Articulación Témporo-Mandibular. La evidencia científica estaba presente en cada diapositiva, apoyando cada idea, cada diagnóstico y cada tratamiento. Nunca imaginé que alguien me explicaría con tanta sencillez y profesionalidad el abordaje de la ATM. Merecido, sin duda, fue el sonoro y extenso aplauso que recibió el ponente.  De nuevo espectacular.

Pero como todo, siempre hay cosas que no me han gustado, que han empañado por poco que fuese la buena intención de la organización de #FSR.

  1. Todo a correr. Un extenso programa como el de #2NFSR necesita de una puntualidad cronometrada, en la que los ponentes consigan exponen sus temas en el tiempo que se les ha dado. Y eso es algo que falló, algunos se extendieron más de lo debido, pisando el tiempo de los ponentes que venían a continuación. A su vez estos imprimían una velocidad alta a sus exposiciones con afán de terminar a la hora y eso siempre va en contra de la calidad. Los asistentes hemos notado como si quisiesen meternos mucha información a presión, sin tiempo para reflexionar.
  2. La reflexión. Otro tema que eché en falta fue ese tiempo para la reflexión y el debate después de cada mesa. Y aunque es verdad que para eso se dedicó un tercer tiempo, las ideas y preguntas se enfriaron con el tiempo.
  3. El partido de baloncesto. Fue una de las causas la prisa, intentar terminar antes del comienzo del partido Estudiantes - Murcia, cuyo duelo se decantó del lado de los murcianos por ocho puntos de diferencia. Además el ruido de las aficiones se dejó notar antes y durante el partido, molestando en ocasiones el transcurso de la MasterClass de ATM.
  4. Los micrófonos. Por un lado, sus leves fallos de sonido impidieron en ocasiones el normal trascurso de la jornada pero por otro lado eso mismo dio pie para que los ponentes rompieran el hielo y ¡sus nervios!
  5. Las sillas. Todo un infierno para nuestras maltrechas espaldas. A mi, personalmente se me clavaba en la charnela dorso-lumbar, a otros en los isquion e incluso los síntomas podían llegar a la zona cervical. Somos fisioterapeutas, ¡exigimos un mínimo nivel de ergonomía!
Sin duda, lo mejor de la jornada fue conocer a un buen número de personas (aunque por tiempo no fue posible conocerlos a todos) con las que se debate durante todo el año, personas con las mismas ganas de evolucionar, de mejorarse a si mismos y también a la Fisioterapia, compartir experiencias y alcanzar conclusiones que por uno mismo, posiblemente, nunca llegaría a alcanzar.

Para finalizar me gustaría dar la enhorabuena a los responsables de la #2NFSR, por todo el esfuerzo para que todo saliese lo mejor posible. El año que viene seguro que repetiré, pero mi listón habrá subido en estos próximos 365 días.

Un saludo.
Hermes CR.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...