15 oct. 2013

Nutrición no es fisioterapia

Nutrición no es fisioterapia. O al menos eso es lo que he creído todos estos años. Son dos profesiones muy bien diferenciadas que tienen algún punto en común como la promoción de la salud. Puede que esto caiga de cajón pero hay algunos fisioterapeutas (al menos hablan en nombre de la fisioterapia) que se dedican a dar consejos sobre alimentación a sus pacientes. Esos consejos van más allá de los tópicos: no comas grasas, come sano, haz ejercicio y todos esos consejos que se pueden resumir en una frase: "Mens sana in corpore sano".
Créditos de imagen

Mi primer contacto con una clase de alimentación en fisioterapia fue un poco engañoso, en teoría, unos cuántos estábamos en un seminario de cadera y rodilla orientado desde una visión osteopática. Cuando de pronto el profesor (que mantendré en el anonimato) empieza a decir florituras como: "hay que prohibir los lácteos" o "hay que recomendar a los pacientes el consumo de avena en lugar de trigo" y más frases célebres para el recuerdo. Recuerdo bien que era una demostración con un paciente real como era costumbre en cada seminario. Conclusión: el paciente se fue para su casa con la prohibición de ingerir lácteo alguno durante los 3 meses siguientes. Así sin anestesia, cómo transformar una formación netamente estructural en otra nutricional (afortunadamente el resto de seminarios siguieron el guión estructural al pie de la letra.

Todo eso me sonaba a chino, pues aunque en la universidad había cursado la asignatura optativa: "Alimentación y Salud", nada de eso se había nombrado durante todo el cuatrimestre. Pero una cosa es conocer qué son los glúcidos, los lípidos y las proteínas y otra muy distinta es recomendar la ingesta o no de determinados alimentos sin fundamento ni referencias hacia evidencia científica contrastada. ¿De dónde venían aquellos consejos alimentarios? Desde luego, la fisioterapia no tenía nada que ver con aquello. Por si hay alguien despistado, la fisioterapia se puede definir como terapia a través de medios físicos, en la mayoría de los casos, a través de nuestras manos. Me gusta más que la definición de la Real Academia Española (R.A.E.): "1. f. Med. Método curativo por medios naturales, como el aire, el agua, la luz, etc., o mecánicos, como el masaje, la gimnasia, etc."

Los fisioterapeutas somos un colectivo muy acosado por el intrusismo. Masajistas, quiromasajistas, quiroprácticos, esteticienes creen o les hacen creer que asistiendo a un curso pueden tratar todo tipo de pacientes y patologías. En España todo título que no sea expedido por una universidad no tiene valor legal para ejercer una profesion, en este caso sanitaria. Recordemos que trabajamos con personas y para obtener el Título de Grado en Fisioterapia son necesarios cuatro años de formación.

Al ver que algunos de mis homólogos meten su hocico en la nutrición, me es imposible no ponerme en el lugar de nutricionistas y dietistas, los auténticos responsables del área de alimentación. He tenido la oportunidad de trabajar codo con codo con algunos de estos profesionales y tienen más que merecido mi respeto. Por eso no me gusta entrar en youtube y ver tropecientos vídeos de fisioterapeutas hablando de nutrición y de quitar alimentos culpables de dolores de espalda, entrar en páginas de colegios oficiales de fisioterapeutas (Andalucía, Asturias, Castilla La Mancha y Murcia) y ver formación en nutrición que roza lo sospechoso o de que medios de comunicación generalistas den bombo a este tipo de prácticas debido a su insuficiente información al respecto.

Nutrición NO es Fisioterapia. Nutrición es Nutrición y Fisioterapia es Fisioterapia, no hay más.

Para esto sirve un blog, para reflejar lo que pienso y quedarme muy a gusto, no podía reprimirlo por mucho más tiempo.Gracias por la lectura y si tenéis una visión diferente a la mía, para eso están los comentarios.

¡Un saludo!
Hermes CR.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...