2 abr. 2013

¿Qué son las agujetas? Desmontando leyendas urbanas

Si hablamos de mialgia diferida o Dolor Muscular de Aparición Tardía (DMAT) seguro que no os suena pero si nombro las agujetas ya sabemos de lo que hablamos. Ese dolor con el que uno se despierta por la mañana, a menudo al día siguiente del primer día de gimnasio o dar un largo paseo en bici tras unos meses de inactividad. Ese dolor que hace que dar unos pocos pasos sea una gesta solo al alcance de los superhéroes de cómic. Eso son las agujetas pero realmente ¿qué son las agujetas? Existes 2 teorías clásicas que intentan arrojar una poca luz sobre la causa que las provoca:


- Cristales de ácido láctico: esta teoría aparece a mediados de del siglo XX y se basa que en los momentos de mayor demanda de los músculos, estos no reciben el suficiente aporte de oxígeno por lo que deben recurrir  a procesos de obtención de energía de forma anaeróbica (en ausencia de oxígeno), esto es la fermentación del ácido pirúvico que da como resultado el ácido láctico que cristaliza y produce las molestias. Hasta este punto todo concuerda pero el mayor inconveniente de esta teoría es que nunca se han encontrado dichos cristales en las pruebas de biopsias musculares. Además las personas que sufren la enfermedad de McArdle, cuya característica es la incapacidad para producir ácido láctico, también pueden sufrir el dolor muscular de aparición tardía o lo que es lo mismo, también tienen agujetas tras practicar ejercicio físico intenso. Otro dato interesante es que los cristales de ácido láctico se forma a partir de -5ºC, algo que es impensable cuando el cuerpo humano mantiene una temperatura que ronda los 34-36ºC Por lo tanto, la teoría del ácido láctico se queda en una mera leyenda urbana.


- Microrroturas de las fibrillas musculares: la comunidad científica se decanta más por esta teoría. La aparición de microrroturas de aquellas fibras musculares más débiles explicaría la aparición de este dolor tardío tras la práctica de ejercicio físico intenso. Según esta teoría también existe una ligera inflamación, consecuencia de las roturas microscópicas, que realmente es la culpable del dolor más que la propia lesión muscular. Es la teoría más extendida aunque no hay nada definitivo ya que todavía hay lineas de investigación abiertas.

- Otras teorías como el aumento de temperatura del músculo durante el ejercico que provoca la muerte celular y el espasmo muscular alargado en el tiempo todavía están siendo investigadas.

¿Es posible calmar el dolor? La Fisioterapia puede ayudar

Dado que la teoría del ácido láctico está descartada lo estará también el remedio casero del agua con azúcar, lo único que conseguiremos será aumentar nuestro nivel de glucosa en sangre. 



En el caso de las microrroturas se puede tratar la inflamación con AINES (Antiinflamatorios No Esteroideos), entre los que no se incluye la aspirina desmontando así otra leyenda urbana. Dentro de la fisioterapia el masaje local es una opción muy recomendable ya que aumenta el aporte sanguíneo en la zona y ayudar a evacuar la inflamación. Finalmente la crioterapia (aplicación de frío) también resulta de gran ayuda para reducir la inflamación y por consiguiente el dolor. Podemos aplicar hielo o coldpacks envueltos en una fina toalla para evitar quemaduras en la piel.

Otra opción para aliviar el dolor de las agujetas (aunque menos agradable) es realizar unos movimientos suaves y controlados del músculo dolorido con el fin de aprovechar el bombeo natural del músculo y así mejorar el aporte sanguíneo y la llegada de nutrientes.

Espero que haya sido una lectura agradable.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...